ÚLTIMOS ARTÍCULOS POR TEMÁTICA


ECONOMÍA
INMOBILIARIO
OBRA PÚBLICA
CONCESIONES
MERCADO EXTERIOR

GESTIÓN
MARKETING
RECURSOS HUMANOS
FINANCIACIÓN
SOCIEDAD

Euroconstruct. Situación y previsiones del sector de la construcción en Europa (noviembre 2014)


25 de noviembre de 2014



Situación y previsiones en Europa

Cambio de tendencia en el sector construcción europeo

Las previsiones que contemplaban que la construcción en Europa interrumpiría su caída en 2014 se confirman y se estima que al cierre del año se habrá conseguido un avance del +1% en valor de producción. A lo largo del período 2015-2017 se espera crecimiento entre el +2,1% y el +2,2% anual. Desprovistas de contexto, estas cifras pueden dar la sensación que el sector construcción no vaya a verse comprometido por los mismos riesgos que se ciernen sobre la recuperación económica del continente. Sin embargo, si cuantificamos cuál ha sido el impacto de la crisis sobre el mercado de la construcción (22% de contracción entre 2008 y 2013) se demuestra hasta qué punto el ciclo que ahora se inicia tiene poco de auténticamente expansivo.

Además, este nuevo ciclo tampoco comienza al mismo tiempo para todos los países, puesto que seis de los diecinueve países que contabiliza Euroconstruct todavía cerrarán 2014 en negativo (es el caso de Francia, España e Italia) y otro par más esquivarán la recesión sólo por unas pocas décimas (el caso de Holanda). Habrá que esperar hasta 2016 para presenciar un escenario con todos los países con tasas positivas de crecimiento, si bien el sector todavía no podrá certificar su total retorno a la normalidad. En ese horizonte a medio plazo, el buen comportamiento del Reino Unido y los países del Este tiene posibilidades de mantenerse, pero la incertidumbre bascula hacia Alemania, donde el crecimiento podría llegar a interrumpirse.



De la misma manera que no todos los países se incorporan al mismo tiempo al ciclo positivo, los diferentes segmentos del mercado tampoco reaccionan simultáneamente. Así, mientras el resto de segmentos ya conseguirán crecer algo durante 2014, para la edificación residencial será un año de práctico estancamiento (+0,1%), y es que nada menos que ocho países están todavía experimentando caídas de producción de una intensidad significativa, como en el caso de Francia. Pero estos países en donde se está alargando la crisis de la vivienda se encaminan, sin excepciones, hacia una progresiva mejora que se refleja claramente en la previsión europea conjunta de 2015 (+2,6%) y sobre todo en la de 2016 (+4,7%), momento en el cual la vivienda se convierte en el segmento de crecimiento más intenso en el mercado europeo. En la proyección para 2017 (+3,7%) se empieza a contar con que algunos de los países que se han desenvuelto particularmente bien en los últimos años (Alemania, Reino Unido) manifiesten síntomas de desaceleración.

La edificación no residencial tampoco arrancará con demasiada claridad en 2014 (+0,6%). Para los años sucesivos, las empresas cuentan con una mejora de sus expectativas de negocio, pero no de suficiente magnitud para que les provoque mucha necesidad de más superficie de trabajo. De ahí que se prevea más actividad constructiva (+2,7% para 2015) pero se descarta que se pueda asistir a una aceleración contundente (+2,1% para 2016, +2,3% para 2017). Las mejores expectativas se concentran en la edificación para usos terciarios (oficinas y comercial) mientras que la edificación más dependiente de la inversión pública (educación, salud, cultura) padece más dificultades para recuperar terreno. Por países, cabe destacar lo positivo de la previsión para el Reino Unido y Polonia, mientras que Francia y Alemania tienden a estancarse.

La rehabilitación entra en zona positiva en 2014 y enseguida alcanza lo que parece que será su velocidad de crucero para los próximos años: un crecimiento uniforme del +1,4% anual que se mantiene con mínimas fluctuaciones hasta el final del periodo de previsión en 2017. Se espera que la rehabilitación de edificios no residenciales tenga un comportamiento algo más dinámico que la rehabilitación de vivienda, sobre la cual pesa la poca predisposición al gasto por parte de las familias y el poco estímulo que reciben por parte de las políticas públicas de rehabilitación.

Como en el resto de segmentos, la ingeniería civil ha tocado fondo en 2013 y vuelve al crecimiento con una estimación del +1,4% para 2014, mejorando progresivamente desde el +2,2% de 2015 al +2,7% del 2017. No se esperan demasiadas diferencias de comportamiento entre ferrocarril, energía o infraestructura hidráulica; tan sólo la obra viaria evolucionará algo por debajo de la previsión promedio. Como suele ser habitual, las mejores expectativas se concentran en los países de Europa del Este, en tanto que siguen siendo los más favorecidos por los fondos europeos. Francia vuelve una vez más a aparecer como un mercado con dificultades para reencontrarse con el crecimiento, y las señales de alerta respecto a Alemania se repiten también en el contexto de la ingeniería civil del 2016 en adelante.



Situación y previsiones en España


Un mercado reducido a su mínima expresión, pero que finalmente crece

La economía española detuvo su contracción en 2013 y desde entonces ha venido creciendo a un ritmo discreto cuya continuidad no está exenta de incertidumbres. La construcción ha necesitado un año extra para llegar a una situación análoga. Así, 2014 será el último año en negativo para el sector (-2,4%) tras el cual se abre un período en el que cabe esperar crecimiento, pero igualmente modesto y muy condicionado. Los condicionantes son obvios: la propia debilidad de la demanda por un lado y la saturación de oferta por el otro. Pese a que se haya previsto un avance del +1,8% para 2015, +3,6% para 2016 y +5% en la primera proyección para 2017, el mercado español de la construcción seguirá produciendo a niveles muy por debajo de las medias europeas, síntoma de que sus problemas son persistentes.

En el contexto de la vivienda, el reajuste de precios ha conseguido prolongar el buen momento del mercado inmobiliario mayorista. Sin embargo, la mejora está tardando mucho a llegar a la compraventa minorista y todavía más al mercado de la construcción propiamente dicho. Durante 2014 la producción residencial ha seguido bajando (-6,5%) pero la novedad es que se ha interrumpido el descenso en los trámites de vivienda de nueva planta, lo cual permite albergar esperanzas para un 2015 finalmente en positivo (+5%). A corto plazo convivirán zonas del país en donde sí se dan las condiciones para reemprender la promoción con otras en donde la crisis se prolonga. Si sólo está justificado producir cuando y donde se produce una demanda inequívoca, es difícil plantear escenarios de crecimiento sustancial, por lo que las previsiones 2016 (+9%) y 2017 (+11%) son tan solo robustas en apariencia.

La situación no es demasiado diferente para la edificación no residencial, donde también contrasta la animación que se percibe en el mercado inmobiliario con la virtual parálisis en términos de producción de nueva planta. El sector no residencial está reaccionando más lentamente que la vivienda, de manera que tendrá que afrontar dos años de contracción (-3,5% en 2014 y -5,5% en 2015) antes de reencontrarse con el crecimiento en 2016 (+2%). Los primeros signos de recuperación están llegando de la construcción industrial, mientras que la edificación para usos terciarios sigue sin generar demanda de nueva planta.

El mercado de la ingeniería civil ya ha tocado fondo y empieza a dar los primeros síntomas de crecimiento en 2014 (+2,6%) con una cierta garantía de que la mejora tendrá continuidad en 2015 (+5,4%). Se trata de un repunte forzado artificialmente por la secuencia de elecciones del 2015 por lo cual existe la posibilidad de que acabe siendo un fenómeno de corta duración. Para que la recuperación se consolide, aparte de no padecer sobresaltos macroeconómicos, habría que contar con más inversión privada, hasta el momento bastante recelosa del mercado español de infraestructuras. Mientras tanto, se proponen unos escenarios de avance del +2,4% en 2016 y +3,5% en 2017, que reflejan la situación de unas administraciones públicas que consiguen ir ampliando su margen para invertir, pero que todavía tendrán que seguir comprometidas a contener sus déficits.


Fuente: ITEC

Enlace: Informes Euroconstruct. ITEC (de pago)


Arcano. Informe España. "The Case for Spain III: Plus Ultra". Llega la recuperación inmobiliaria en España. 2014


14 de noviembre de 2014


La firma independiente de asesoramiento financiero Arcano especializada en Banca de Inversión, Gestión de Activos y Multifamily Office presenta su informe "The Case for Spain III: Plus Ultra". En su anteriores informes en 2012 y 2013 mostró acierto a la hora de analizar y predecir la situación de la economía española mostrando unas conclusiones contrarias al consenso de los analistas.

Con la autoridad que le otorga el acierto logrado en los dos informes anteriores, Ignacio de la Torre, socio de Arcano presenta su tercer informe "The Case for Spain III" confirmando que España seguirá con la recuperación en 2015 y que se convertirá en la locomotora de la zona euro.

Según las conclusiones del informe España la recuperación económica en 2015 se sustentará en dos pilares: el sector exportador y la demanda interna. Además se le sumará la recuperación del sector inmobiliario y constructor, y una mejora  del crédito a las empresas y hogares.

En referencia a sector contrucción y a la recuperación del sector inmobiliario el informe hace hincapié en no confundir términos "Que este sector vuelva a representar el 7,5% del Producto Interior Bruto (PIB), como corresponde a su media histórica, desde el 5% actual, es bueno. Lo malo sería que volviera de nuevo al 12%, no que se normalice la situación". Siguiendo la argumentación, recalca que "no tiene sentido" que en España se vayan a construir 35.000 viviendas en 2014, cuando la media histórica se sitúa en 250.000, y cree posible que vuelvan a edificarse 200.000 casas al año, una evolución que generaría "entre 2 y 2,5 puntos al PIB, 500.000 empleos e ingresos para el Estado".

Es por ello que de la suma de todos las variables analizada el informe de Arcano prevé un crecimiento por encima del 2%, superior al pronosticado por el Gobierno y el consenso del mercado, aventurando que con ese crecimiento la creación de puestos de trabajo estaría cerca de los 400.000 trabajadores.  La expansión política monetaria que aplicará el BCE junto a la depreciación del euro y la caída del precio del petróleo serán elementos añadidos que favorecerán el crecimiento de la economía española. Y sigue añadiendo buenas noticias, pronosticando que también se verán mejoras en los crecimientos del PIB  en la Eurozona en 2015, mayores a los previstos por los analistas. Desde su punto de vista no hay amenazas reales que permitan la posibilidad de sufrir una tercera recesión ni deflación. Augura que las medidas del BCE y los estímulos que provendrán de la política fiscal están alineados para que Europa sea la zona del mundo que presente los mayores riesgos al alza en 2015.


A continuación un recopilatorio de los puntos más importantes analizados en el informe:

  Inmobiliaro y construcción. Llega la recuperación inmobiliaria en España.

La llegada de liquidez extranjera al mercado inmobiliario español ha propiciado la rápida conversión de activo inmobiliario en financiero, generando la necesaria liquidez en la economía para impulsar la inversión.
  • La liquidez extranjera está siendo canalizada hacia el sector inmobiliario por diferentes medios.
  • La liquidez genera demanda hacia los inmuebles, y por lo tanto ésta acabará afectando positivamente a los precios inmobiliarios.
  • La conversión de patrimonio inmobiliario en financiero convierte a la economía española en menos vulnerable, y susceptible de canalizar la liquidez obtenida de la venta de activos inmobiliarios hacia actividades empresariales muy productivas.
 La crisis económica española está íntimamente asociada a la crisis inmobiliaria, que a su vez depende de la crisis financiera. Se ha producido un claro punto de inflexión en la financiación que está gestando un cambio de tendencia en el ciclo inmobiliario. La recuperación del sector tendrá lugar antes de lo que muchos pronostican.

Es importante recalcar el crucial papel desempeñado por el sector en una economía.

 • Primero: el sector constructor/inmobiliario, que ha tendido a representar un 7,3% del PIB español, subió hasta el 12% antes de la crisis, para situarse actualmente (2014) en niveles cercanos al 5%, lo que a priori genera un potencial alcista de casi un 2,5% del PIB sin necesidad de acudir a sobrecalentamientos. 

 • Segundo: el sector es muy intenso en empleo, lo que provoca que su crecimiento o decrecimiento presenta enormes consecuencias en las bolsas de empleo o de desempleo, lo que a su vez repercute en el consumo. 

 • Tercero: el ciclo del sector está íntimamente relacionado con el ciclo del sector financiero; en épocas de subidas de precios de inmuebles el sector financiero tiende a acelerar la expansión crediticia, lo que, además de fomentar la subida de precios inmobiliarios en un proceso de retroalimentación, acelera a su vez más el PIB (a veces hasta niveles peligrosos) y en época de contracción sucede el fenómeno contrario, lo que exacerba el ciclo de producción y empleo. Además, el sector tiende a comportarse bien en épocas de tipos bajos, ya que el acceso al crédito impulsa la demanda de las familias.

 • Cuarto: el sector es muy intensivo en impuestos (por ejemplo al comprar una casa usada se suele pagar un impuesto que puede representar entre un 6% y un 8% del precio de transferencia, niveles muy superiores a otros países occidentales); al crecer el sector se recaudan muchos impuestos de naturaleza cíclica, y al caer las ventas dicha recaudación se reduce, originando un boquete fiscal, lo que impide bajar otros impuestos que podrían fomentar el consumo. Así, los impuestos directamente relacionados con el sector ascendieron en 2006 a unos €43.000 mm. en 2006, mientras que en 2013 alcanzaron sólo €9.300 m.

 • Quinto: el sector está también íntimamente relacionado con el sector auxiliar. Por ejemplo, al comprarnos una casa nos compramos también una televisión, muebles y se anima además a la industria de materiales de construcción (cemento, tejas…). La industria auxiliar puede llegar a representar la mitad de lo que representa el sector constructor/inmobiliario en porcentaje del PIB. Como se observa en la siguiente gráfica, el hundimiento del sector constructor español hacia niveles históricamente bajos también lleva parejos niveles anormalmente bajos en la industria asociada, como la cementera, que ha pasado de vender 56 millones de toneladas en 2007 a 11 millones hoy. Sexto: Por último, la subida o bajada de los precios de las casas provoca el denominado “efecto riqueza”. Así, las subidas nos hacen sentirnos más ricos, lo que a su vez provoca mayor nivel de consumo, y viceversa.

El consenso se equivoca
 Por lo tanto, pronosticar precios de la vivienda basándose en factores pasados (como niveles medios de precios sobre renta bruta) es hoy algo erróneo, debido a que dichas relaciones están siendo afectadas al alza por los tipos de interés, por los balances de los bancos centrales, y por los extranjeros, cuya renta bruta es superior a la nacional. Estos factores explican por qué las casas han comenzado a subir en ciertas zonas de España mucho antes de lo que todo el mundo esperaba.


El renacer del sector inmobiliario 
 En este capítulo hemos expuesto las razones que en nuestra opinión explicarían un resurgir del sector constructor residencial y de los precios de la vivienda que ocurrirá mucho antes de lo que estima el mercado. En esencia son cinco:

  • Primera: mejora la financiación, y cuando mejora la financiación mejora el mercado de vivienda. Especialmente relevante será la mejora en la concesión de hipotecas, que crece ya a doble dígito ya que parte de bases exiguas (€18.000 mm. anuales de nuevas hipotecas actualmente frente a €173.000 mm. en máximos). 
  • Segunda: el inversor extranjero (particular e institucional) arbitra los bajos precios de las casas españolas, y su cada vez mayor papel en el mercado acelerará el cambio de tendencia. 
  • Tercera: la demanda nacional surgirá como consecuencia de la mejora experimentada por las familias en lo que respecta a balances (su riqueza financiera neta está ya en los niveles de 200617, tras el importante esfuerzo ahorrador acometido los últimos cinco años), se comienza a generar un importante volumen de empleo (unos 300.000 puestos al año), el acceso a las hipotecas mejora y puede existir una bolsa retenida de demanda de los últimos años. 
  • Cuarta: la enorme asimetría que existe en el parque de viviendas español explica también asimetrías en la recuperación, e importantes Comunidades Autónomas a efectos del PIB (Madrid, Cataluña, País Vasco) liderarán la recuperación. 
  • Quinta: la construcción actual de viviendas en 35.000 unidades en los últimos 12 meses, es ridícula si se compara con el máximo de 886.000 anteriores a la crisis o a las 200.000 que se pueden alcanzar en un entorno normalizado.

Financiación. La mejora de la financiación acelera la economía española.


Tras la crisis de 1929, la Reserva Federal erró al dejar caer a muchos bancos en lugar de apoyarlos con liquidez masiva, y la crisis bancaria que dicho error provocó, resultó en enormes bolsas de desempleo, que superó el 35%. Después de la crisis de crédito de 2007, los bancos centrales occidentales no repitieron dicho error, y proporcionaron liquidez masiva al sector bancario para evitar su colapso, colapso que hubiera provocado una nueva depresión económica. Sin embargo la liquidez proporcionada a la banca no acabó de llegar a la economía real, de ahí que el aumento de la masa monetaria en circulación efectiva haya sido muy escaso, lo que ha redundado en crecimientos económicos anémicos en la zona euro. Con todo, la situación poco a poco mejora, y España paradójicamente se sitúa hoy a la vanguardia de dicho cambio en la financiación, como vamos a ver más abajo. 

La primera fase en la mejora de la financiación fue la llegada de dinero hacia el bono soberano. En Otoño de 2014 la rentabilidad del bono español a diez años alcanzó su menor nivel de los últimos doscientos años. Dicha caída de rentabilidad está asociada a la gran subida de su valor, efecto explicado por la enorme llegada de liquidez que experimentó el bono español desde el tercer trimestre de 2012. La liquidez poco a poco se ha ido trasvasando a otros sectores de la economía, lo que rápidamente la ha engrasado y dejado dispuesta para el crecimiento económico.

La financiación de un país depende de oferta y demanda de crédito. Además, la financiación puede ser bancaria o no bancaria. Como veremos, se han gestado la mayoría de los ingredientes para que la financiación, que ya está llegando a la economía española, aumente su contribución al crecimiento económico de una forma sostenida.

Los bancos españoles presentaban saldos muy desequilibrados entre préstamos y depósitos en 2007. En un contexto de cierre del mercado de capitales y desconfianza hacia la banca española, ésta procedió a reequilibrarse mediante una contracción muy fuerte del crédito, lo que exacerbó el daño a la economía española. Sin embargo, el ajuste se consiguió en menos tiempo del esperado. A finales de 2013 muchos bancos presentaban ya saldos cercanos a 1,2 veces, con alguno muy representativo por debajo de 1 vez. Por lo tanto los bancos ya se situaban en condiciones para prestar. Durante 2014 esta tendencia se apuntaló, con los créditos reduciéndose hasta 1,38 billones de euros y los depósitos aumentando hasta los 1,26 billones, generando una ratio de 1,1 veces, de forma que el objetivo de estabilidad de 1,2 veces, previsto por mucho analista como ratio difícilmente cumplible para 2018, se había superado cuatro años antes. La tabla siguiente muestra como la ratio entre préstamos al sector privado y depósitos se ha ido ajustando en los últimos años.

Como conclusión de este apartado, se puede deducir que la banca española ha pasado de una iliquidez extrema en 2009 a una situación muy cómoda de liquidez en 2014. Esta liquidez se verá acentuada por las medidas adoptadas por el BCE, especialmente el TLTRO22, que proporcionará liquidez masiva a la banca europea a cambio de que ésta sea empleada en nuevo flujo de crédito.

Solvencia.
Con todo, para verano de 2014 se había producido un punto de inflexión. La banca se había recapitalizado en casi 200.000 millones de euros, se habían reconocido la mayoría de las pérdidas latentes y como resultado, el libro de crédito, que para entonces tan sólo alcanzaba la cifra de 1,38 billones, mantenía para respaldarlo 0,34 billones de euros en provisiones y fondos propios (25%). Los recientes tests de estrés sobre la banca europea, que se realizaron tomando la foto de 2013 ya exponían la enorme mejora experimentada por la banca española, que pasó el examen con muy buena nota. El sistema bancario español ya se encontraba por lo tanto desde finales de 2013 en una cómoda posición de solvencia para prestar.

La banca comenzó a prestar al gobierno a través de la compra masiva de bonos, lo que ocurrió entre 2012 y 2013. Este fenómeno se conoce como “desplazamiento” (crowding out) y supone que los recursos financieros son acaparados por el Estado y por lo tanto no se encauzan al sector privado. Según España se puso de moda los precios de los bonos del gobierno continuaron subiendo, por lo tanto su rentabilidad bajando. Como hemos expuesto, desde 2013, los bonos españoles alcanzaron mayores niveles de precio / menor rentabilidad. Por lo tanto el incentivo para la banca en prestar al gobierno era ya menor. Por otro lado, la banca necesitaba prestar dinero al sector privado si quería defender su cuenta de pérdidas y ganancias, ya que prestando dinero al sector público apenas generaba rentabilidad. Además, la mejora económica provocó una estabilización de la morosidad bancaria entre el 13% y el 14%24, importante factor para incentivar a los bancos a prestar al sector privado, y por otro lado las empresas en concurso cayeron un 30% en 2014. Entre todos estos factores se había generado el caldo de cultivo para comenzar a prestar al sector privado, lo que comenzó a ocurrir a principios de 2014.

Financiación bancaria en auge
Como los otros elementos en juego en financiación bancaria (solvencia y liquidez) han mejorado enormemente, desde finales de 2013 se ha observado un claro punto de inflexión en la financiación bancaria. El flujo de nuevo crédito a hogares y a PYMES está creciendo, y eso apoya al crecimiento económico.
A su vez las grandes empresas mantienen dos rutas de actuación: a) reducir su endeudamiento, históricamente alto, y b) financiarse masivamente a través de financiación no bancaria (en lo que llevamos de 2014 las empresas españolas han obtenido fondos vía el mercado de bonos superiores a los 22.000 m. de euros). Observemos este último fenómeno.

Impacto de la llegada de la liquidez a la economía española 
Nos encaminamos hacia un mundo en el que el acceso a la financiación estará íntimamente ligada a la dimensión de la empresa que busca dicha financiación. El gran reto a afrontar por España es la conversión de muchas micro empresas en empresas más grandes, de forma que se facilite el acceso al crédito, se abarate, y de paso se consiga un mayor nivel de productividad (íntimamente relacionada con la dimensión de la firma) y por lo tanto mayor músculo exportador. Los progresos obtenidos hasta la fecha en esta dirección han sido decepcionantes.
La llegada de la liquidez a la economía ha sido clave para generar crecimientos que muy pocos analistas preveían. La liquidez comenzó a fluir a primeros de 2014, lo que provocó que los indicadores de confianza de los gestores de compra (PMI)39 comenzaran a subir por encima de 50, augurando una aceleración del PIB futuro, hasta al punto que a la fecha de la publicación de este informe, los PMI pronostican que España será la economía que más crezca en 2015 de las grandes economías de la zona euro.


Reducción de desempleo futuro en España 

Como conclusión, teniendo en cuenta el coeficiente de Okun de España calculado en el estudio del National Bureau of Economic Research (-0,85) y teniendo en cuenta que durante el año 2014 se han creado 274.000 puestos de trabajo, creciendo a un ritmo del 1,3%, podemos asumir que durante el 2015, creciendo a un ritmo esperado del 2% se crearán, al menos, 350.000 puestos de trabajo nuevos. Adicionalmente, teniendo en cuenta el saldo migratorio neto observado en 2013 (emigración neta de 103.000 personas activas), la población activa se podría reducir en 100.000 personas al año. Por lo tanto, la reducción de desempleo para el año 2015 será de, al menos, 450.000 personas. Es importante precisar las bolsas de contratación latentes que se pueden recuperar parcialmente; así; sí el sector constructor recupera en los próximos años su peso medio anterior a la crisis se podrían recuperar unos 500.000 empleos (en cualquier caso una pequeña fracción de los 1,7 millones de puestos perdidos), el sector servicios, que perdió otros 1,8 millones de trabajadores podría recuperar 0,3 millones los próximos dos años, y la industria, que perdió 1 millón, podría recuperar otros 0,2 millones. La incógnita es el eventual efecto traslación de empleo de la economía negra (más de un 20% del PIB) a la oficial. Los datos de desempleo españoles seguirán siendo escandalosamente altos, pero la tendencia futura no puede sino mejorar.
 
Porqué la recuperación de la demanda se acelerará 

La tesis central de nuestro informe es que la recuperación de la demanda española está cimentada sobre bases sólidas, y que por lo tanto el crecimiento económico de los próximos años se acelerará sin necesidad de recurrir a factores de inestabilidad financiera (como un aumento del crédito en porcentaje del PIB en proporciones desordenadas). De cara a pronosticar la evolución futura de la economía creemos que es muy relevante utilizar los niveles de confianza de los gestores de compra (PMI) que muestran aceleración económica futura por encima de 50 y contracción por debajo (en general los PMI predicen mucho mejor la evolución futura de una economía que los pronósticos de los economistas, como se puede percibir en la tabla siguiente). Así por ejemplo si la zona euro presentaba en Octubre renqueantes niveles cercanos a 51 en el índice manufacturero y 52 en el de servicios, España presentaba niveles en 53 y en 56 respectivamente mostrando una fortaleza económica futura desligada de la debilidad sobre todo acusada en Francia y en Italia. Aceleración de la demanda.

La recuperación de la demanda se acelerará
 En el tercer trimestre de 2014 la economía española creció un 0,5% frente al trimestre anterior, el mejor dato de crecimiento de las grandes economías europeas. Casi con toda seguridad España crecerá en 2014 un 1,3%, y la zona euro un 0,7%; o sea, España crece casi al doble que la zona euro. Si contemplamos en perspectiva dicha realidad no cabe sino asombrarse de lo rápido que una economía puede sorprender al mercado. Con todo, la recuperación de España, que expusimos en Otoño de 2012 (“el momento para invertir en España”) y en Otoño de 2013 (“la economía está punto de darse la vuelta espoleada por el consumo y la financiación”) en nuestros sendos informes ha seguido un patrón clásico: primero se recuperaron las exportaciones, gracias entre otros factores, a la mejor competitividad motivada por la deflación salarial y el incremento de productividad; la recuperación de las exportaciones dio pie a una mejora de las inversiones no residenciales, que entraron en positivo el tercer trimestre de 2013 y se aceleraron durante 2014; a su vez las inversiones llevaron pareja una fuerte creación de empleo, factor que obviamente espoleó al consumo, que partía de bases muy deprimidas. Aunque este esquema de recuperación económica es clásico, la complejidad ligada a una crisis económica asociada a una gran crisis bancaria y a la ausencia de divisa propia convertía a la situación española en difícil de pronosticar. En cualquier caso su positiva evolución ha sido mucho más intensa y rápida de lo que casi todo el mundo pronosticaba. Valga un dato: el 80% de la reducción de desempleo en la zona euro el último año ha tenido lugar en España (como observamos en la siguiente tabla, desde Julio 2013 hasta Junio 2014 la reducción de desempleo en la Eurozona fue de 480.000, aportando España 384.000 del total). Exportaciones Hemos tratado extensamente las exportaciones españolas en la primera y segunda edición de este informe. El sector exportador español ha sido el gran protagonista de la recuperación del país, ya que ha permitido elevar el peso de las exportaciones de bienes y servicios como porcentaje del PIB un 10%, hasta el 35%, el segundo nivel más alto de las grandes naciones occidentales. En el primer semestre de 2014 las exportaciones españolas de bienes han sostenido estos niveles record, pero no han crecido como mucho analista (incluido este autor) esperaba (crecimientos al 4%) sino casi al 2%, ya que el crecimiento hasta Junio ha sido más exiguo; aunque los datos de Julio y Agosto son más volátiles, la tendencia entre Enero y Agosto ha sido la de un crecimiento del 1,5% (que aunque por debajo de lo estimado, contrasta positivamente con el comportamiento de las exportaciones de los principales socios comerciales de España, lo que supone que España sigue ganando cuota de mercado regional)42.

Inversiones
La mejora de la financiación y del sector exterior pronto desembocó en un aumento de las inversiones, que partían de una base muy baja (un 17% del PIB, frente a un máximo del 30%, en parte explicado por la burbuja inmobiliaria, y a una media histórica de un 23%). Con todo, la mejora de la financiación expuesta anteriormente ha provocado un punto de inflexión en las inversiones. Observemos en la siguiente gráfica la enorme relación que existe entre inversiones y acceso al crédito, sobre todo por parte de las PYMEs.

Las inversiones sobre todo vienen representadas por dos grandes componentes: construcción (residencial y no residencial) y bienes de equipo.

 • La inversión en residencial y en otra construcción ha caído abultadamente desde 2007, drenando PIB y generando un enorme desempleo. Como hemos analizado en el capítulo anterior, estamos ya en la antesala de su lenta recuperación, de hecho durante el segundo trimestre de 2014 la inversión en construcción caía en términos interanuales (la caída del segundo trimestre era de un 3,4% frente al segundo trimestre del año anterior, si bien la caída durante el primer trimestre se situaba en un 8,6%...) pero subía en términos intertrimestrales indicando que lo peor ha pasado, ya que partiendo de una base tan ínfima en construcción de viviendas la dirección no puede ser otra que una subida (fenómeno que puede aportar en los próximos años un 3-4% adicional al PIB, con importantes consecuencias en el empleo). Esta tendencia se ha acelerado en el tercer trimestre.

• A su vez, la inversión en bienes de equipo crece con fuerza (8,6% frente al segundo semestre del 2013) durante 2014 a medida que las empresas, tras cinco años reparando balances, comienzan a reinvertir en su capital productivo. Por su parte la inversión extranjera (algo menos de un 2% del PIB) crece a un ritmo del 33% en 2014, el 80% de dicha inversión está destinada a capacidad productiva nueva. En conjunto, la inversión, que ha sido un importante drenaje del PIB español durante la crisis, está aportando muy positivamente al PIB, con crecimientos del 1,5% en intertrimestral durante el tercer trimestre de 2014. A medida que las empresas perciben que el consumo está también recuperándose (como exponemos en la siguiente sección), y que la financiación se hace más accesible, la propensión de las empresas a invertir seguirá aumentando. Este dato es muy relevante ya que las inversiones van asociadas a la creación de empleo, como inmediatamente vamos a ver.

 Empleo y Consumo 
 En The Case for Spain I y II comentábamos el sinsentido de que las ventas de coches españolas habían alcanzado un nivel similar a las del final de la dictadura (1975) a pesar de que la población entonces era de 35 millones y actualmente se sitúa en 46. En su momento expusimos que cuando el paro dejara de subir bajaría el miedo del consumidor, e inmediatamente esto tendría repercusión en las ventas de coches. Esta tendencia comenzó a forjarse en 2013 y ha eclosionado en 2014. España es el país de la zona euro (de los grandes) en el que más crecen las ventas de coches en 2014. Esta anécdota explica un proceso más profundo vivido por nuestra demanda interna: ha mejorado el empleo, ha mejorado la confianza del consumidor, partimos de bases deprimidas, y la normalización de la función del consumo agrega un crecimiento económico al que aún le queda mucho recorrido. En el primer trimestre de 2014 el consumo avanzaba ya al 0,4% intertrimestral, convirtiéndose en el principal motor de la economía, tendencia que se aceleró en los dos siguientes trimestres. Observemos los pasos seguidos por la economía hasta llegar aquí.


Descarga: Arcano. Informe España. "The Case for Spain III: Plus Ultra". (Pdf)

Euroconstruct. Situación y previsiones del sector de la construcción en Europa (junio 2014)


22 de junio de 2014


Situación y previsiones en Europa
El sector construcción europeo llega por fin a terreno más firme
El año 2013 acabó con un descenso de la producción a escala europea del -2,7%, pero todo indica que podría ser el último ejercicio en negativo con el que se cerraría el ciclo recesivo que se inició en 2008. Las nuevas previsiones contemplan ya un cierto crecimiento para 2014 (+1,3%), con tendencia a ir acelerándose progresivamente en 2015 (+2,0%) y en 2016 (+2,2%). Este nuevo horizonte es aún bastante modesto y conlleva que el sector europeo en su conjunto todavía estará produciendo por debajo de su capacidad. Interpretarlo como el inicio de una nueva fase de auténtica expansión es todavía prematuro, cuando en realidad se trata solamente de un regreso progresivo a la normalidad tras una larga y profunda crisis.
Un signo evidente de que la recuperación está todavía plagada de obstáculos son las diferencias que se observan en la previsión pormenorizada por países. Pese a que el agregado europeo para 2014 es positivo, todavía se espera contracción en cuatro países (incluyendo mercados de la dimensión de Francia, España y Holanda) mientras que otros cuatro más se mantienen estancados. Para 2015 se prevé que tan sólo queden dos países fuera de la zona de crecimiento. El regreso de Polonia a la lista de países con mejores expectativas es sin duda tranquilizador, como lo es también la previsión del Reino Unido creciendo al ritmo de Noruega o Dinamarca.


Previsión por países de la producción del sector construcciónPrevisión 2014 y proyección de crecimiento anual promedio 2015-2016 a precios constantes
Previsión por países de la producción del sector construcción
La edificación residencial será el segmento de mercado que contribuirá de manera más decisiva a la reactivación del sector construcción europeo, pues tras un 2014 todavía titubeante (+1,3%) se espera que experimente un crecimiento sensible en 2015 (+3,9%) y en 2016 (+4,3%). De todas formas, es preciso no confundir el repunte de la actividad constructiva residencial con un repunte sustancial de la demanda, puesto que muchas de las nuevas promociones parecen responder a una demanda previamente existente pero que había optado por esperar al desenlace de la crisis. El mantenimiento del buen ritmo del mercado residencial alemán sin duda se deja notar mucho en la media europea, y la aceleración en el Reino Unido está contribuyendo a compensar el tiempo extra que Francia va a necesitar para volver al crecimiento.
En edificación no residencial se percibe todavía mucha cautela entre los inversores, pese a la mejora de indicadores como PIB, comercio mundial, beneficio empresarial o confianza del consumidor. Asimismo, la promoción pública sigue muy contraída y la disponibilidad de oferta no residencial ya construida continúa siendo alta. Por ello la previsión del no residencial para 2014 (+0,6%) es la más discreta del sector, con pocas posibilidades de que la aceleración a posteriori sea demasiado relevante (+1,9% para 2015 y +2,2% para 2016). Las previsiones más positivas vuelven a concentrarse una vez más en la construcción destinada a la logística, mientras que en el análisis por países tanto Alemania como Reino Unido se comportarán por encima de la media, si bien el crecimiento más potente habrá que irlo a buscar a Polonia, Finlandia o Dinamarca.
La rehabilitación sobrepasa ya en términos monetarios a la producción de edificación de nueva planta en Europa, puesto que en general ha conseguido capear la crisis sin contraerse tanto. Esto tiene un mérito particular puesto que una parte de este mercado se ha visto afectada por el retroceso de las ayudas públicas a la rehabilitación, las cuales se espera que vuelvan a reaparecer tan pronto como las economías del continente vayan afianzándose. La previsión para la rehabilitación refleja un mercado capaz de crecer solo modestamente, pero a ritmo constante (+1,3% anual de promedio a lo largo de 2014-2016).

La ingeniería civil tampoco es una excepción al panorama predominante en el sector construcción europeo, de vuelta al crecimiento pero en pequeñas dosis. Concretamente, se espera un avance de +1,4% para 2014, que pasa a ser del +2,2% para 2015 y 2016. Y es que este segmento del mercado se encuentra a dos aguas entre la inversión pública, concentrada en el equilibrio de sus presupuestos, y la inversión privada, todavía muy recelosa a la hora de afrontar riesgos. Seis de los diecinueve países del grupo no ven claro que la inversión en infraestructuras pueda tocar fondo en 2014. En contraste, la previsión para los países de Europa del Este, descontando a la República Checa, vuelve a contemplar crecimientos sustanciales casi como los anteriores a la crisis.

Evolución de los distintos subsectores en el mercado europeoÍndices de producción a precios constantes, base 2009=100
Evolución de los distintos subsectores en el mercado europeo

Evolución de los distintos subsectores en el mercado españolÍndices de producción a precios constantes, base 2009=100


Situación y previsiones en España
El retorno al crecimiento no significará el final de los problemas
Los indicios de mejora que empiezan a notarse en la economía española todavía no han hecho acto de presencia en el sector construcción. En efecto, 2013 ha sido otro año muy negativo en términos de producción constructiva, registrando una bajada del -18,8%. La tendencia negativa se prolonga durante 2014, aunque hay motivos para esperar un impacto menos severo (-5%). La previsión para 2015 finalmente contempla un retorno a la zona positiva (+0,9%), con posibilidades de ir afianzándose en 2016 (+3,4%). Este cambio de tendencia es sin duda un hito significativo, aunque hay que tomar conciencia del pequeño impacto real que tendrá un avance de unos pocos puntos porcentuales tras dejar atrás siete años de contracción sin precedentes. En estas circunstancias, el sector puede experimentar crecimiento y continuar severamente deprimido al mismo tiempo.
Por lo que se refiere a la edificación es preciso no confundir la situación del mercado inmobiliario con la del mercado de la construcción propiamente dicho. Así, mientras sigue el desembarco de inversores internacionales en España a la captura de oportunidades tanto en activos residenciales como no residenciales, el flujo de nuevos proyectos tan apenas mejora y por tanto el nivel de actividad constructora continúa en mínimos.

Evolución de los distintos subsectores en el mercado españolÍndices de producción a precios constantes, base 2009=100
Evolución de los distintos subsectores en el mercado europeo

La edificación residencial seguirá sufriendo las consecuencias de una demanda en horas bajas, pues sin duda sobre el comprador privado medio pesa más el impacto de la crisis sobre sus ingresos que las rebajas sobre la vivienda en oferta. En este entorno tan poco propicio, el sector tan sólo inició 34.000 viviendas durante 2013, que se espera que marquen el mínimo del ciclo. Una hipotética mejora hacia las 40.000 viviendas, una cifra muy poco ambiciosa, bastaría para causar incrementos de producción del 5% y del 8% en 2015 y 2016. Eso sí, antes todavía será preciso capear un 2014 recesivo (-5%) a la espera no tan solo de mejoras en economía y empleo, sino también de ver cómo se aborda la fiscalidad de la vivienda en la reforma fiscal.
En edificación no residencial, el panorama es similar: todavía sigue siendo prematuro esperar crecimiento para 2014, pero la caída prevista (-5,5%) es claramente menor a la de los últimos años. La previsión para 2015 es de estancamiento (+0,3%) pero tras ese agregado neutro podría haber ya un cierto crecimiento en algunos segmentos no residenciales como la construcción relacionada con el comercio y la logística. Para 2016 se espera un crecimiento discreto (+3%), contando con que empezasen a remontar las oficinas de nueva planta, un segmento crítico para el sector por su elevada cuota de mercado.

La ingeniería civil continúa muy condicionada por los objetivos de déficit público, que se siguen considerando prioritarios a cualquier inversión en infraestructuras. Sin embargo, la tímida consolidación de la recuperación económica (más una pequeña contribución por parte del calendario electoral) abre un resquicio de esperanza para que la espiral negativa de inversiones toque fondo algo antes, con lo que 2014 podría ser el último año de contracción de la producción (-6,2%). El rumbo que tome el sector del 2015 en adelante estará muy condicionado por el volumen de inversión privada que se consiga atraer. De momento, el capital privado todavía tiene motivos para mostrarse prudente, de ahí que la previsión se limite a un crecimiento modesto para 2015 (+1,3%) y 2016 (+2,6%).

Fuente: Itec 


SEOPAN. Informe "Infraestructuras: consideraciones, desafíos y previsiones".


7 de marzo de 2014

Seopan publica informe gráfico "Infraestructuras, consideraciones, desafios y previsiones" donde recoge un análisis de la situación del sector, los desafios a los que se enfrenta y las previsiones a medio plazo.

Acontinuación un recopilatorio de lo expuesto en el informe.

Consideraciones sobre la obra civil

En 1995/2013 (últimos 19 años) el ratio de inversión pública español, en términos reales de euros invertidos por km2 y millón de habitantes, ha sido inferior al de Alemania (-10%), Francia (-16%), y muy inferior al de Reino Unido e Italia (-48% y -58%, respectivamente).

En la reducción de gasto público de los 5,1 pp del PIB de reducción de gasto conseguidos en 2010/2012, la inversión pública representa el 59% del ajuste total (3,0 pp ≈ - 30.000 M€).

En el Incremento de la presión fiscal los ingresos del impuesto sobre sociedades crecieron en 2012 en 4.824 millones de euros, un 29% más (los pagos fraccionados de grandes empresas aumentaron un 53%).

Y van a seguir sufriendo ajustes hasta 2016 inclusive.

En la reducción de gasto público el plan presupuestario 2014 (octubre 2013) anticipa nuevos ajustes (-5.000 M€) en 2014/2016, hasta alcanzar un peso en el PIB del 1,1%, casi la tercera parte que el ratio medio de 1995/2013.

La CE no parece ser consciente del ajuste realizado en la inversión como así se recoge en sus previsiones de
invierno: “The general government deficit is expected to reach 6.7% of GDP for the full year (net of bank recapitalization costs of about 0.5% of GDP), as the latest data indicate that current revenues may underperform expectations and some expenditure posts might not have fallen as much as planned, inter alia government investment”.

Tras los recortes sufridos, en 2014/2015 España tendrá el menor ratio de inversión por superficie y  población de la UE27.

Quiebra del ritmo inversor alcanzado en los últimos 19 años. En 2014/2015 la proyección de inversión española será: un 59% inferior a la francesa y la alemana; un 60% inferior a la italiana; y un 76% inferior a la inglesa.

Las singularidades de España en superficie y población precisan un ratio Inversión/PIB superior a la media de la UE. El esfuerzo inversor de España sobre el PIB tendría que ser superior en 2,0 puntos con respecto a Reino Unido; 1,8 p en el caso de Alemania; 1,7 p y 0,4 p en los de Italia y Francia.

La competitividad del sector de la obra civil (AAPP y empresas)
Según Eurostat, en términos reales (€ de 2013) España ha invertido 550.000 M€ en los últimos 19 años (1995/2013). En el mismo periodo Francia invirtió 1.147.000 M€ (más del doble), Alemania 766.500 M€ (un 28% más), Italia 675.000 M€ (un 18% más) y Reino Unido 555.000 M€ (= España).

Hemos gastado menos y disponemos de un stock de infraestructuras superior al de los países líderes de la UE27, clave para nuestro turismo. Las obras realizadas con dudosa rentabilidad (10 aeropuertos y otros) representan el 2,7 por mil de lo invertido en las ultimas 2 décadas.

II. Desafíos de la obra civil

Desde inicios de 2010, los sucesivos planes de consolidación fiscal han dejado a España a la cola de la UE27 en el ratio inversor por superficie y población. En 2014/2015 el ratio Español será de 622 € por Km2 y millón de habitantes, la mitad que el penúltimo de la UE27, Polonia (1.320).

En valor absoluto y de acuerdo a las proyecciones de la CE, la inversión pública española en 2014/2015 (28,9 mil millones €) será la mitad que la de Italia (56,4), la tercera parte que la de UK (81,0) y Alemania (88,8), y menos de la cuarta parte que la de Francia (126,0).

En lo relativo a España, se obtendría en este escenario una inversión pública en 2014/2015 de 64.400 millones de euros – superior en 35.500 millones de euros, a la previsión oficial –, que es el valor que debería corresponder a nuestro país de haberse mantenido el esfuerzo inversor realizado en los últimos 19 años.

Actualización del marco regulatorio concesional español
• La transmisión de riesgos al operador privado (riesgo de expropiación, riesgo de cierre de la financiación, determinación del riesgo de demanda, afectación de la demanda por actuaciones unilaterales de las Administraciones Públicas y riesgo regulatorio).
• Términos y condiciones de los contratos (garantías exigidas, límites contractuales a la responsabilidad patrimonial de la Administración, requisitos documentales, criterios de valoración de ofertas que incentivan la formulación de bajas temerarias y procedimiento para la resolución de conflictos).

De acuerdo con el informe de la Comisión de Concesiones y Servicios de CEOE, debe resolverse el actual problema de inseguridad jurídica, modificando el marco regulatorio y contractual en los siguientes aspectos:
Debe propiciarse un marco tributario competitivo (tratamiento fiscal de los gastos financieros)

Nuevo modelo de conservación y mantenimiento
La imposibilidad de mantener el ritmo de inversión en conservación y mantenimiento de las red de gran capacidad (la más extensa de Europa según datos de Eurostat y de la que tan sólo el 20% lo tiene garantizado por ser de peaje) con cargo a los presupuestos públicos obliga a buscar nuevas alternativas de financiación como la tarificación por uso de las carreteras. Además de obtener fondos para el mantenimiento de la red, se lograría un mejor aprovechamiento de la capacidad de la red existente, internalizar los costes externos asociados al transporte, potenciar la renovación del parque móvil (vehículos menos contaminantes y más seguros), tener una herramienta para regular la demanda de tráfico, alinearnos con los países de nuestro entorno que ya tienen generalizado el principio del pago por uso y obtener recursos de los usuarios extranjeros que utilizan nuestra red. Afectaría a la red de interés general de alta capacidad, con unos ingresos anuales en torno a 3.000/4.000 millones de euros, pudiendo repercutirse 1/3 de los mismos a la adopción de medidas paliativas (sector transporte) y 2/3 al mantenimiento y conservación de la red existente.


Infraestructuras de depuración
El déficit inversor español en infraestructuras de depuración se estima en 10.000 M€ y su no resolución en plazo viene implicando la acumulación de importantes sanciones, como consecuencia del claro incumplimiento de la Directiva Marco del Agua en municipios de mas de 10.000 habitantes.

Las infraestructuras de depuración son especialmente adecuadas para su proyecto, construcción, explotación y mantenimiento en régimen de concesión.

Los ingresos provendrían, en origen, de cánones finalistas de saneamiento y depuración destinados a la protección, recuperación y mejora de la calidad del medio hídrico que grave la contaminación producida por el vertido de aguas residuales (existentes en la práctica totalidad de CCAA), y la retribución al 
concesionario (que asumiría el riesgo de construcción) vendría determinada por la producción realizada afectada de distintos coeficientes en función del cumplimiento tanto de los volúmenes de producción fijados en contrato, como de los índices de calidad en el vertido del producto final (riesgo de disponibilidad).

El sector privado, previa realización de determinados y necesarios cambios regulatorios y homogeneización de tarifas, tiene capacidad técnica y financiera para resolver el déficit actual sin impacto en el déficit público, pudiendo presentar proyectos de cofinanciación privada de infraestructuras de depuración de agua. La disponibilidad asimismo de fondos estructurales europeos para proyectos de economía ambiental, que no requieren cofinanciación de los Estados, supone asimismo un importante aliciente para promover un nuevo Plan Nacional de infraestructuras de Depuración.

Solución para las autopistas de peaje en concurso
1) En evaluación la constitución de una sociedad concesionaria pública de autopistas, que agregaría a 9 sociedades concesionarias que gestionan 748 km de concesiones, el 22 % de la red total de autopistas de peaje.
2) Los accionistas han desembolsado 2.340,2 M€ nominales (3.491 M€ reales).
3) La solución debe minimizar el impacto en el déficit público, evitar la declaración de Ayuda de Estado y cumplir la nueva normativa contable SEC2010.
4) Incremento de costes de expropiaciones en suelo rural (no urbanizable) de más de 1.830 M€ (de 387 M€ previstos en contrato a 2.217,0 M€ de coste total).
5) Incremento reconocido y aprobado de la inversión inicial en construcción de 473 M€ en la red colateral libre de peaje, por requerimiento de la Admón.

Alternativa constitución de sociedad concesionaria pública:
1) Es menos gravosa para el interés público:
• Las aportaciones futuras de la Admón. supondrán valores muy inferiores al pago de la RPA + eventuales indemnizaciones futuras, resultando un tratamiento mucho mas favorable en el déficit público.
• Las empresas ya han perdido el 100% de su capital (1.799 M€ nominales).
• Antecedente de privatización de la Empresa Nacional de Autopistas creada en 1984 que se privatizó en 2003 por 1.586 M€, un 44% por encima del precio mínimo establecido.
2) Evita importantes perjuicios para las partes afectadas:
• Un enfrentamiento judicial de las principales empresas del sector de Infraestructuras con el Gobierno que durará varios años.
• Cierre del mercado nacional a las inversiones nacionales y extranjeras en futuros proyectos CPP de infraestructuras.
• Daño a la imagen de España ante la inseguridad jurídica que puede crear la aprobación de medidas unilaterales retroactivas que perjudican las garantías de los financiadores.

Excepción a la Golden Rule: Implementar una cláusula de flexibilidad a determinadas inversiones en el instrumento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.
Nueva disposición de la UE que permitirá, en el marco de los programas de convergencia y estabilidad, una desviación sobre el objetivo de estabilidad presupuestaria a medio plazo para programas de inversión no recurrentes con probado impacto en la sostenibilidad de las cuentas públicas a países que cumplan:
1) Crecimiento del país negativo o inferior a su crecimiento potencial,
2) Déficit ≤ 3% y deuda pública ≤ 60% del PIB,
3) Proyectos cofinanciados por la UE en el marco de la política Estructural y Cohesión, Redes Transeuropeas de Transportes RTE-T y Conectar Europa (CEF), con un efecto presupuestario positivo, directo y comprobable a largo plazo.
Solo dos países han podido acogerse a esta medida (Bulgaria y Rumanía).

Se debe buscar la flexibilización para que en el marco de la nueva legislatura de la UE otros países como España puedan beneficiarse de esta medida, que no debería asimismo restringirse a proyectos con cofinanciación europea.

La cartera de inversión del Estado prevista para 2014/2017 (Ley de Presupuestos 2014) es de 29.314 millones €

De no modificarse la restricción a proyectos cofinanciados, el impacto de la excepción a la Golden Rule en
España permitiría anticipar la ejecución de inversiones en valor máximo de hasta 2.500 M€ en 2015/2016 (ADIF ppal.)

Si se suprimiera la restricción relativa a los proyectos cofinanciados, requiriendo no obstante en su lugar determinados requisitos de retorno económico, cohesión y creación de empleo, el incremento de inversión en 2015/2016 podría representar un 1% del PIB (10.000 M€), con un retorno fiscal del 62% (6.200 M€) y creación de + 180.000 empleos.

Ampliación del ámbito y volumen de financiación del BEI
Una reciente encuesta realizada en 30 de las principales empresas multinacionales europeas sobre su actividad inversora en infraestructuras fuera de la UE, ratifica una disminución de su cuota en el mercado global debido a una creciente competencia de terceros países – principalmente Japón, China, Corea del Sur y EEUU – que cuentan con una importante cofinanciación proveniente de sus instituciones financieras públicas.

El factor financiación es determinante a la hora de licitar un proyecto de ámbito global y las compañías europeas que deben apoyarse en instrumentos financieros externos a la propia UE para cofinanciar grandes proyectos de infraestructuras, compiten en clara desigualdad frente a compañías no europeas que si cuentan con cofinanciación de sus instituciones financieras públicas.

Se está desarrollando una iniciativa para aprovechar la capacidad de atracción del BEI para obtener financiación adicional de los mercados. Actualmente, frente a unas necesidades de cofinanciación de proyectos de 30.000 millones de euros anuales, el BEI, actualmente, solo cubre 7.000 millones.

Teniendo en cuenta la capacidad de los grandes grupos empresariales europeos de crear empleo y crecimiento, esta iniciativa ofrece una oportunidad clara para adaptar y extender el papel del principal banco europeo a la cofinanciación de proyectos fuera de la UE, aportando un mayor ratio de éxito en las licitaciones y un indudable efecto de arrastre positivo en la creación de empleo y riqueza a nivel de la UE. El Gobierno de España debe apoyar esta iniciativa ante la CE, solicitando formalmente su inclusión y tratamiento en el próximo Consejo Europeo de la UE a celebrarse los días 20 y 21 de marzo próximos.

Homologación título Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos
Hasta la regulación de los Planes de Bolonia, el título habilitante para la profesión ha sido exclusivamente el de ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, regulado por el RD 1425/1991, de 30 de agosto. Tras el proceso de convergencia universitaria (Plan Bolonia) y conforme al RD 1393/2007, de 29 de octubre, surge el nuevo título habilitante de Máster, regulado por la Orden CIN/309/2009, de 9 de febrero. El colectivo actual de ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, más de 26.000 colegiados, son titulados anteriores al Plan Bolonia. De éstos, más de 3.000 están ejerciendo su profesión en el extranjero.

Fuera de España, los títulos equivalentes al de ingeniero de Caminos tienen el nivel de Máster, por ello, en la contratación de obras se exige dicho título de Máster del que carecen nuestros ingenieros con título anterior al Plan Bolonia, dado que, al día de hoy, el Ministerio de Educación aún no ha homologado su titulación, pese a superar los 300 créditos exigidos por el RD 1027/2011, al grado de Máster.

Esta situación está creando serios problemas de competitividad a las empresas españolas de infraestructuras pues se ven obligadas, para cumplir los pliegos de condiciones en las licitaciones internacionales a contratar a ingenieros civiles extranjeros, con lo que se encuentran en la necesidad de incrementar sus costes de personal y ven limitada la actuación de sus ingenieros españoles, pese a que su formación y experiencia suele ser superior a la de los ingenieros locales. Es por tanto urgente que el Ministerio de Educación resuelva de forma definitiva esta cuestión, mediante la aprobación de la correspondiente norma reglamentaria que homologue las titulaciones de los ingenieros de caminos anteriores al Plan Bolonia con la del grado de Máster.

La adjudicación por debajo del coste de producción
1) El conjunto de las AAPP tiene la obligación de mantener su mercado no potenciando la adjudicación de contratos en pérdidas en la situación actual de crisis y supervivencia de la oferta empresarial con actividad en la obra civil. 
2) Desde el inicio del ajuste fiscal en 2010, las bajas de contratación del Estado se han duplicado:
• Grupo FOMENTO, del 20,8% en 2010 al 39,1% en 2013,
• Grupo MAGRAMA, del 14,5% en 2010 al 32,8% en 2013.
3) Desde el inicio del ajuste fiscal en 2010, y a pesar de haberse reducido la oferta empresarial contratista con el estado de 441 a 228 empresas, han proliferado pliegos de contratación con ponderaciones de puntuación técnica/económica inadecuadas y el criterio general de admisión de ofertas en presunción de temeridad, convirtiendo, de facto, la modalidad del concurso en meras subastas de precio, incluso puntuando u obligando a la renuncia de la revisión de precios.

III. El sector en 2013

Efectos del Plan de Estabilidad: evolución de la inversión pública
Los valores de representatividad de la inversión pública programados para el período 2014-2016 superan el mínimo histórico precedente de las bases estadísticas disponibles desde 1964, que se alcanzó en 1979 (1,7%).

Según las proyecciones vigentes la inversión pública española se mantendrá en 2014, y sereducirá un 14,2% en 2015 y un 8,3% en 2016. En 2014, la FBCF referida al PIB se reducirá un 73% respecto al ratio medio del período 2008-2010.

Producción en construcción
La producción por subsectores en términos reales ha caído por debajo de niveles de mediados de los años 90.


Tráfico en autopistas de peaje
El tráfico de las autopistas de peaje ha sufrido una caída media del 42% desde 2007. Sin embargo, a partir de finales de 2013 se apunta un cambio de tendencia, especialmente en el tráfico pesado (indicador económico).

Inversión pública.
El ratio de inversión total en construcción sobre PIB en 2013 es inferior al nivel medio alcanzado desde la década de los setenta. En 2013 la licitación pública ha aumentado dos décimas, en términos de representatividad sobre PIB, sin embargo, es 1,5 puntos inferior al promedio (2,4%) de la serie disponible.

Fomento: disminución del 79% desde 2008.
Medio Ambiente: disminución del 57% desde 2006.
Administraciones Autonómicas: disminución del 83% desde 2006.
Administraciones Locales: disminución del 80% desde 2009.

Licitación pública de concesiones – período 2003-2013
Importante retroceso en la licitación de concesiones en las tres Administraciones, acumulando una caída del 97% desde 2010.
La contratación pública estatal, en términos de representatividad sobre PIB, registra un mínimo histórico de la serie disponible en 2013. En 2007-2013 la caída es del 85%.

Fomento: disminución del 89% desde 2007.
Medio Ambiente: disminución del 74% desde 2007.
Administraciones Autonómicas: disminución del 90% desde 2009.
Administraciones Locales: disminución del 77% desde 2009.
En 2013 recibieron adjudicaciones del Estado 228 empresas.

Adjudicaciones: tamaño medio obra
Tomando como referencia el año 2000, en Fomento se ha reducido un 78% y en Medio Ambiente un 38%.

Tomando como referencia el año 2004, en Comunidades Autónomas se ha reducido un 52% y en
Administraciones Locales un 64%.

IV. Previsiones para 2014

La inversión prevista para 2014 supone un descenso del 61% con respecto al máximo, alcanzado en 2009.
En 2014 el sector de la construcción restará 0,6 puntos de crecimiento al PIB. Sin embargo, las restantes partidas (consumo, resto de inversión, demanda externa) contribuirán con 1,6 puntos de crecimiento.

La estimación vigente anticipa la destrucción de 75.000 empleos en el sector de la construcción, frente a la creación de 92.000 en el resto de sectores, lo que se traduce en un avance del empleo total de 17.000.

En 2014, la actividad total del sector de la construcción se reducirá entre un 4% y un 6%, respecto a la actividad de 2013.


Descarga: SEOPAN. Informe "Infraestructuras: consideraciones, desafíos y previsiones".

Euroconstruct. Situación y previsiones del sector de la construcción en Europa (noviembre 2013).


25 de diciembre de 2013




Situación y previsiones en Europa
La recuperación que arranca en 2014 no será contundente, pero al menos no se esperan recaídas
El sector construcción europeo se muestra muy cauto ante los indicios de mejora que se entrevén para 2014, temeroso de que se pueda tratar de otro fenómeno meramente pasajero como el registrado en 2010 y 2011. A ese escepticismo contribuye el hecho de que 2013 no se haya comportado como un año de transición, puesto que el descenso de producción estimado no es precisamente trivial (-3,0%). En todo caso, la previsión Euroconstruct se ratifica en que el abandono de la recesión puede ser definitivo: no hay motivos para una recaída, aunque tampoco los hay para esperar una recuperación fulgurante. Las expectativas de crecimiento se reducen a un 0,9% para 2014 y a un 1,8% para 2015, con tendencia a acelerarse de cara a 2016.
En un momento de cambio de ciclo como éste, en el detalle por países se debe prestar tanta atención a la previsión futura como al comportamiento de los últimos años. Así, aunque Irlanda y Hungría encabecen el ranking de previsiones más positivas, se van a dejar sentir menos al tratarse de mercados que vienen de padecer contracciones muy severas. La situación es más favorable en aquellos países en los que, pese a lo reducido de sus previsiones, han podido conservar una base de mercado razonablemente saludable gracias a su baja exposición a la crisis, tal como se observa en los países de la órbita germánica. Finalmente, casi un tercio de los países de la zona Euroconstruct no van a ser capaces de alcanzar el modesto ritmo de crecimiento promedio; dentro de los cuales hay mercados de la dimensión de Francia o Italia.
Previsión por países de la producción del sector construcciónEstimación 2013 y previsión de crecimiento anual promedio 2014-2015 a precios constantes
Previsión por países de la producción del sector construcción
La edificación residencial cierra su ciclo recesivo en 2013 (-3,6%) y se convierte en el segmento con las previsiones más positivas para 2014 (+2,4%) y 2015 (+4,0%). Pero tras estas cifras aparentemente robustas, el mercado de la vivienda continúa estando lejos de su normalización. La demanda continuará muy retraída en prácticamente toda la Europa del Este, pero también en Italia, Francia y España. En Reino Unido y Holanda se espera un cierto avance, pero en una atmósfera de elevada incertidumbre. Una vez más, los únicos mercados en donde se puede prever un crecimiento basado en una evolución armónica tanto de oferta como demanda se circunscriben a la zona nórdica y la germánica.
La edificación no residencial es el segmento que necesitará más tiempo para tocar fondo. La contracción será notable en 2013 (-5,6%), se suavizará en 2014 (-1,0%) y finalmente habrá un retorno a la zona positiva en 2015 (+1,4%). Los submercados mejor posicionados serán los de logística y sanidad; la edificación industrial y de oficinas tienen una perspectiva más delicada debido a la abundancia de stocks, mientras que la construcción destinada a comercio y educación tenderá al estancamiento. En el panorama por países vuelven a destacar las buenas perspectivas para los países escandinavos, mientras que entre los países grandes, sólo Alemania parece ofrecer suficiente atractivo para los promotores.
La rehabilitación sigue ciñéndose a su comportamiento típico: muestra resistencia a contraerse en los momentos negativos del ciclo, pero también le cuesta crecer en cuanto el ciclo cambia. Así, ha sido el segmento que menos ha contribuido al descenso de producción de 2013, al perder solamente un -1,2%. Asimismo, será el que menos crecerá en 2015 (+1,2%) cuando todo el sector esté ya en zona positiva. Bastantes países constatan que rehabilitar está perdiendo posiciones en la lista de prioridades de familias y empresas, y no confían en que se recuperen hasta que la economía no dé señales más inequívocas de mejora.
La ingeniería civil también confía que 2013 sea su último ejercicio en números rojos (-4,2%) tras el cual se abre un nuevo ciclo caracterizado por un crecimiento modesto y con poca esperanza de aceleración (+1,2% en 2014, +1,6% en 2015). Esta atonía es producto de unas administraciones públicas muy limitadas por la contención del déficit, sobre todo a nivel de administración local. Como viene siendo habitual en los últimos informes, las mejores expectativas se concentran en las infraestructuras de energía; pero incluso así se advierte que con estos niveles de inversión no se van a poder satisfacer los objetivos 2020 de la UE. Las previsiones de ingeniería civil más positivas corresponden a los países del Este, cuyo crecimiento tiende a hacerse más robusto de cara a 2016; todo lo contrario de lo que se espera en los países occidentales, donde la proyección 2016 muestra algo de desgaste respecto al 2015.
Evolución de los distintos subsectores en el mercado europeoÍndices de producción a precios constantes, base 2009=100
Evolución de los distintos subsectores en el mercado europeo
Evolución de los distintos subsectores en el mercado españolÍndices de producción a precios constantes, base 2009=100
Evolución de los distintos subsectores en el mercado europeo

Situación y previsiones en España

Saliendo de la crisis paso a paso: la edificación se estabiliza en 2015; la ingeniería civil, en 2016
Aunque 2013 sea ya el sexto año de recesión, la crisis sigue manifestándose con mucha virulencia y causa un nueva gran caída de producción (-23%). Por mucho que los indicadores macroeconómicos tiendan a normalizarse, es prematuro aspirar a que la construcción toque fondo en 2014, por lo que se prevé otro ejercicio negativo, si bien de una intensidad más moderada (-6,7%). Se espera que el sector mejore progresivamente conforme los distintos segmentos que lo componen vayan encontrando su punto de equilibrio. Para 2015 la edificación podría haber dado signos de mejora, que repercutirían en una previsión casi neutra del -0,5%. Finalmente, en el caso que un año más tarde la ingeniería civil interrumpiese su recorrido negativo, la proyección 2016 se situaría en +2,9%. Eso sí, el volumen de producción del sector construcción español habría quedado reducido a prácticamente la mitad de los niveles medios de la década de los ochenta.
Los mercados de edificación continúan arrastrando un severo problema de exceso de stocks tanto de vivienda como no residenciales, el cual no consiguen resolver ni el descenso de nuevos proyectos ni la caída de precios. El retorno de la inversión inmobiliaria extranjera es una buena noticia, más por lo que representa como espaldarazo de confianza que en términos de impacto objetivo real. Y es que no se podrá hablar de normalización hasta el retorno efectivo del comprador nacional, todavía muy castigado por el descenso de sus ingresos y por la sequía de crédito.
La previsión para la edificación residencial parte de un 2013 de bajadas contundentes (-21%) para acabar con cifras positivas en 2015 (+6%) y 2016 (+8%). Sin embargo, esos pocos puntos de crecimiento a duras penas van a dejarse sentir en un sector que deja atrás una bajada acumulada de más del -83% a lo largo del periodo 2007-2013. Otra manera de dar a estas previsiones su adecuado contexto es observar el número de viviendas de nueva creación con el que van asociadas: tan solo 50 o 55.000 viviendas en el horizonte 2015-16, una cifra que sigue siendo propia de un mercado en estado crítico.
Para la edificación no residencial se espera una reacción algo más lenta, puesto que no se confía en que la producción abandone la zona negativa hasta 2016. En todo caso, el descenso se va moderando paulatinamente (-17% en 2013, -6% en 2014) hasta llegar a un 2015 prácticamente neutro (-0,2%). Esto responde a que los diferentes submercados no residenciales cuentan con una capacidad de reacción desigual. Así, los más reacios a la inflexión serán la construcción industrial por una parte, y la destinada a educación y salud por otra; estos últimos lastrados por la retirada de la inversión pública. Finalmente, si en 2016 se suman las oficinas a la tendencia positiva, la previsión se podría situar en el +2,2%
Finalmente, hay pocos cambios en la previsión para la ingeniería civil, a la vista de lo precario que continúa siendo el equilibrio de las cuentas públicas, cosa que descarta que se vaya a producir un cambio sustancial en la política inversora de la administración. Tampoco hay novedades que sugieran un acercamiento a la inversión privada: aún no se le ha dado una solución al conflicto de las autopistas en quiebra, y la reforma energética ha causado descontento en los inversores que apostaron por este sector en el pasado inmediato. Descartando que el ciclo electoral que se aproxima pueda tener efectos catalizadores, la previsión contempla más contracción para 2014 (-13,4%) y 2015 (-5,4%); tan sólo la proyección para 2016 podría tener signo positivo (+1,3%).

Fuente: ITEC.
Management en la construcción. El blog de Jose Antonio Romero © 2014:: Editor: Jose Antonio Romero :: Sobre el blog :: Publicidad :: Contacto